Desvaríos Emocionales

De frustración y angustia

Nunca me había pasado, al menos no así, al menos no tanto tiempo…

Después de casi 7 años de búsqueda, de lucha, de fracasos, de ilusiones vivas, muertas y renacidas, nunca me había costado tanto acompañar a una amiga en su embarazo. 

Soy capaz de compartir sus momentos especiales, sus ecos, su nueva habitación del bebé, las fotos de esa tripa tan preciosa que crece con cada latido del pequeño que está en su interior, soy capaz de eso y nada más. 

Lo siento, pero por primera vez, no puedo disfrutarlo. Os podéis imaginar que con mis casi 38, muchas (casi todas) mis amigas han tenido embarazos a veces hasta dos o tres, y durante este tiempo de búsqueda he escuchado una y otra vez «Ojalá nos embaracemos juntas», mientras las rogaba que por favor no me dijeran eso más a la vez que me contenía las lágrimas. Pero siempre ha sido eso, momentos difíciles que pasan y mi vida, mi equilibrio interior volvía a su ser. Y he sido capaz de acompañarlas y disfrutar de su embarazo y de sus pequeños cuando han nacido.

Pero esta vez no, esta vez se me encoje el corazón, me tiemblan las manos, se me hace un nudo en el estómago…Tendrá que ver que ya me veo cerca de mi límite, fisico, mental, de salud, de edad, la incertidumbre, el deseo frustrado, el revuelto hormonal…, pero me cuesta contener la angustia y mi sufrimiento con cada pasito que ella y su bebé dan. 

He superado el sentirme además culpable por sentirme así, ya me permito la rabia, la frustración, la tristeza…Tengo una naturaleza optimista y me es relativamente fácil encontrar sentido a los palos de la vida o al menos a poder crecer a través de ellos, por eso me sorprende este estado en el que me veo envuelta.

Aunque a pesar de todo sigo agradecida con la vida, con las cosas que me ha dado y que me da, las personas maravillosas que tengo la suerte de tener a mi alrededor (incluida esta amiga), las pruebas difíciles que me han hecho crecer y ser quien soy, agradecida del amor que me rodea. 

Ese es mi antídoto para estos momentos: la gratitud y el amor a la vida. Quiero tener un hijo, sí, pero también puedo deciros que a pesar de luchar por ello con todas mis fuerzas, creo que tengo una vida feliz, aunque con baches por el camino… Confío en que todo esto sea sólo eso, una piedra en mi camino y que pueda volver a encotrarme en la ternura y el amor en su compañía…

 

Anuncios

4 comentarios sobre “De frustración y angustia

  1. claro que volverás a encontrar ese equilibrio guapa, no lo dudes, tienes demasiado corazón para que sea de otra manera. Como tú bien dices tiens que pensar en ti, ser “egoista”, sin preocuparte de lo que piensen o sientan. Los que te quieren de verdad sabrán entenderlo, estoy segura. Ánimo y sin decaer…y por cierto…no te agobies con la edad que tendemos a autocastigarnos con eso…yo conseguí mi embarazo natural con 41 años (en 12 años de lucha), así que nada es imposible. Un besazo.

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s